En cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012 te avisamos de que esta página usa cookies. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. ¿El qué? Más info
MOVIDAS
articulo - Si yo fuese tan poderoso también tendría una tabla de surf · 30/11/2009
Silver SurferEs Silver surfer, Estela Plateada, Deslizador de Plata y Surfista de Plata. Es el Heraldo de Galaktus. Es Norrin Radd. Y es de Bilbao.

Quizá este último hecho no sea aceptado por ninguna enciclopedia Marveliana, ni por ningún fan de Marvel, obviando precisamente los fans de Marvel de Bilbao. Pero tiene que serlo, ya que por lo visto, es uno de los superpersonajes más poderosos de todo el universo Marvel que alguna vez haya pisado la tierra. El único capaz de detener a Galaktus, el único capaz de echarle un cable a Cable cuando se descontrola y el único que podría hacerle frente a Chuck Norris.

Sus poderes son: Paquete básico de superfuerza, superestamina, superreflejos y todo lo que pueda tener superman. Vuelo superlumínico sobre una tabla de surf (ejem). Conciencia cósmica, que es la manera guay de llamar a atravesar la cuarta pared, entre otras. Y manipulación molecular.

Ya que en el fondo tengo que hablar de física, y que de superman habla todo el mundo, voy a centrarme en este último superpoder. Concretamente en el de convertir energía en materia. Convertir materia en energía, recordad, no es un superpoder, y si no dadme un bocadillo de tortilla y una pelota, y os lo explico.

Silver Surfer es superpoderoso, y pocas veces llega a su límite de poder. Pocas veces, en Marvel, significa menos de veinte, si no contad las pocas veces que ha muerto el doctor Muerte, por ejemplo. Voy a centrarme en una, que llegué a conocer gracias a la página de superciencia, donde nuestro surfista de Bilbao llega a su límite creando una especie de puente en un precipicio, en el Avengers #266. Avenger #266Se concentra durante un cuarto de hora y consigue crear un puente, más bien una montañita sobre el cañón. No he encontrado el cómic entero, no soy tan friki de los cómics como pueda parecer, y descargar cosas está feo, ejem. Pero sí tengo la viñeta, en la que podemos deducir unas medidas aproximadas de este puente. Si alguien tiene el superpoder de corregirme que me lo haga saber, yo encantado.

Se ve una pequeña silueta, que podemos adivinar será nuestro bilbaíno de plata, por lo que podemos calcular unos 15 metros de ancho en el puente. El método científico para este cálculo es el consabido Good cuber's eye, pero el rigor científico en las medidas de un puente creado en un cómic, realmente no es lo importante de este artículo. Siguiendo el mismo método pondremos unos 300 metros de altura, y un kilómetro de largo. Tenemos un puente que mide 15x300x1000 metros, lo que nos da un total de 4.500.000 metros cúbicos. ¿De qué?

Bien, a todas luces parece piedra. No creo que tras semejante derroche de efectos especiales el surfista haya creado un puente de cartón piedra, emulando a los estudios de hollywood. ¿De qué piedra? Bueno cualquier geólogo diría que es piedra metamórfica, o volcánica, a juzgar por a lava del fondo. Vamos a suponer, que Norrin, aparte de ser un brutote, es listo. Contra más densa sea la roca más materia tiene que crear, y más energía necesitaría. Teniendo en cuenta además que las diferencias de densidad entre rocas raramente superan el 0.8 g/cm3, podemos poner un 2,5 g/cm3 a la densidad del puente, lo que tendría un puente de granito. Resistente, y no especialmente denso. Seguro que el surfero tiene alguna carrera.

Bueno, pues si la masa es igual al volumen por la densidad, y ya tenemos estos dos factores calculados, ya podemos tener la masa de ese puente. El resultado nos da 11.250.000 toneladas. O sea, 11 millones de toneladas. Lo normal. Ya hemos aclarado que era de Bilbao.

Ahora calculemos la energía necesaria para crear esa materia. ¿Cómo? Fácil, sólo hay que usar la fórmula más conocida de la física. E=mc2. Esta fórmula es conocida por todos por ser desarrollada por un señor con unos pelos de loco que sacaba mucho la lengua. También es conocida por que siempre que alguien viaja por el tiempo a través de un túnel de colores aparece flotando por el fondo, acompañada de relojes y carillones. La energía es igual a la masa por la velocidad de la luz al cuadrado. Tenemos la masa, y la velocidad de la luz es una constante en nuestro universo. Podemos calcular la energía. No sin antes recordar que la masa ha de estar en kilogramos, lo que hace que tengamos que añadir tres ceros más al peso del puente.

El resultado, viene en julios. Me hubiera gustado usar el sistema cegesimal y dar la energía en ergios. Pero ya que esta preferencia se basa en que el ergio es la única palabra que rima con mi nombre, y no tiene base científica seguiremos trabajando en julios, venga. Si hay algún Julio en la sala puede sentirse orgulloso.

Concretamente el númerito que nos da es:

1.011.099.576.078.919.845.000.000.000 Julios


Ése es el límite de energía que hemos calculado para nuestro surfista de plata. Sería mucha coincidencia decir que es también su número de tarjeta de crédito, pero cosas más raras se han visto en el universo Marvel, así que no lo descarto.

Bien, estos 1.011 yottajulios (yotta=1024) os dirán más bien poco. Sería muy frío poneros un número con más cifras que las matrículas de seis coches aparcados en batería y decir que esa es la conclusión a la que hemos llegado. Así que llegamos a mi parte favorita, los órdenes de magnitud.

1.0011 YJ Es tres veces la energía que irradia nuestro querido Sol en un segundo. Un segundo puede parecer poco, además que el surfista requiere un cuarto de hora para usar esa energía. Pero el sol son billones de toneladas de hidrógeno, helio y demás cosas divertidas y el surfista no pesa más allá de 300 kilos (así a ojo, más que un humano, está hecho de plata).

La energía que el surfista de plata genera en ese cuarto de hora es 16 billones de veces la energía generada por la bomba atómica soltada en Nagasaki. Generado por un tipo con una tabla de surf que va desnudo (qué te cuesta un traje de neopreno, ¡hombre!) parece así como mucha cosa. Imaginaos esa energía concentrada en un puñetazo. Ahora dejad de soñar, recordad que tardó un cuarto de hora en usar esa energía, un puñetazo de un cuarto de hora sería especialmente fácil de esquivar. Pero aún así podemos entender que una toña de este ser puede ser especialmente dolorosa.

Para rematar, y sólo por que los órdenes de magnitud me parecen tremendamente divertidos, dentro de la diversión que puede ser tratar con Julios, la energía producida por el silver surfer es equivalente a la proporcionada por 1021 de barritas Mars. O como dirían los científicos, una zettabarrita de Mars.

Vale, es cierto, me he pasado demasiado tiempo leyendo los órdenes de magnitud...

Lo importante. Nunca invitéis a comer a Silver Surfer.